Colección novela negra: Fleming Editorial

a través de Fleming Editorial: Colección de Novela Negra dirigida por Mel Gómez

Compartan conmigo esta colección de los mejores títulos de la editorial Fleming y otros autores noveles. Los invito a pasar por nuestra página.

Mel Gómez:  Directora Colección Novela Negra

Anuncios

Yo vi la vida pasar

Publicado en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

Yo vi la vida pasar

y tan rápido que iba

no la pude detener.

Al principio me miró

—directamente a los ojos—

ofreciéndome mil cosas,

de hermosos y diversos colores.

Prometió una niñez rosada

en los brazos de mis padres,

llena de cuentos de hadas,

princesas y caballeros andantes.

Luego me haría volar

en el lomo de Pegaso,

tocando miles de estrellas

en el cielo y en un mar

azul turquí.

Me presentó los poemas

para hacerme suspirar:

Béquer, Darío y Neruda,

en sus letras aprendería

a llorar por el amor.

Con Allende, Grisham y King,

me ha enseñado el bien y el mal,

la esencia de la existencia misma,

el lado oscuro y profundo.

Cerré los ojos un segundo

y la vida se me fue,

entre páginas de libros

y algunas que quise escribir.

Camino sobre hojas secas

de variado colorido

en este largo —corto—andar,

que la vida me…

Ver la entrada original 17 palabras más

Desde el Espacio

En estos momentos estoy escribiendo una novela y por eso no he publicado nada nuevo en el blog. Este es un algo que escribí al principio que empecé el blog. Algunos ya lo leyeron, pero para otros será como nuevo. Espero que les guste. Saludos.

melbag123

Estoy rodeada de agua calentita. Todo es suave a mi alrededor. Doy vueltas y me chupo los dedos.

Pateo.

Me estiro.

No veo.

Escucho gritos y me da miedo.

Salto.

Escucho voces y no entiendo lo que dicen. Hay pasos que se alejan y llantos que se escuchan desde donde estoy como si fueran míos.

Tiemblo.

Una voz muy triste me habla. Promete que todo estará bien. Una mano me acaricia desde el espacio.

Duermo.

Ver la entrada original

Lucy in the Boulevard

Icástico, un buen amigo gallego, ha publicado esta entrada en su blog y me parece magnifica. Ojalá que estas personas logren lo que se proponen: un mundo sin barreras.

Icástico

Un amigo de blog, Xosé Manuel, tan real como uno de carne y hueso, me ha pedido un favor que no es tanto favor. Este amigo de ley, me ha pedido que le ayude a promocionar una causa justa, de esas que dan pereza a nuestros políticos. Lo hago por él, pero también por mi y tal vez algún día lo habré hecho por ti, sin que lo llegues a saber.


El grupo “Los Resilientes” hace honor al significado de esta palabra, “la capacidad que tenemos de sobreponernos a cualquier dificultad, permaneciendo intactos, incluso haciéndonos más sabios”. ‘Lucy in the Boulevard’ cuenta la historia real de Katia, de Amica (Cantabria), que lucha por la accesibilidad, por construir un entorno mejor. Habla de su aventura, poder viajar en el tren sola, a pesar de las ‘barreras’ administrativas que encuentra. “Creemos que de eso en este grupo aquí sabemos mucho, porque tenemos…

Ver la entrada original 281 palabras más

María by Melba Goméz

Sigo con los ejercicios del Taller. Escribiendo una novela. 1ra escena.

Masticadores de Letras

36a00e41fb5adc9b4a6b9d952bba0666

Y el viento rugió con una fuerza hasta entonces desconocida por mi generación. El miedo me heló la sangre y contuve las ganas de llorar como un chiquillo. No estaba mi madre —ni mi padre—, para consolarme y guardarme del terror que hacía presa de mí. Hacía tiempo que era el hombre de la casa, a quién miraban todos en busca de valor. Cuando arrancó las ventanas y el techo empezó a ceder, enfrentando mis temores agarré a mi mujer y a mi hijo. Nada llevábamos. Bajo una lluvia torrencial y el olor a fango nos subimos al carro. Encendí el radio para saber qué daban en las noticias. Silencio absoluto. Poco tramo pudimos recorrer.  El río de había salido de su cauce y los árboles impedían el paso.

Hacía apenas unos meses que me habían expulsado de la Policía. Maté un pastor alemán de ciento cuarenta y cinco libras…

Ver la entrada original 2.013 palabras más

El Sueño De Un Americano

Un relato viejito pero con mucha actualidad. Todavía estoy de vacaciones este mes. ¡Feliz año 2018!

melbag123

Mack O’Brian es la epítome del hombre perfecto en los Estados Unidos. Caucásico, heterosexual, protestante y joven. Está sentado mirando su televisor de diecinueve pulgadas que tiene trece años —se lo regaló su maestra de matemáticas de séptimo grado—, y que sólo tiene los canales locales que se reciben por una antena improvisada y cuya imagen se ve borrosa. Mack está preguntándose por qué tantos indocumentados cruzan la frontera buscando el sueño americano.

«¿Qué es él sueño americano?», se dice. Siente los muelles del sofá hediondo en donde está sentado. Mira alrededor de su mísera casa móvil.  Ve botellas y latas de cerveza tiradas por dondequiera. Una pequeña mesa con patas de aluminio, una vieja silla y un catre remendado completan sus mobiliario. Sobre la mesa una lata de sopas Campbéll’s abierta, un plato sucio y una cuchara. En el fregadero una olla pequeña y algunos platos y vasos que sabrá…

Ver la entrada original 2.106 palabras más

Canción de despedida

Una despedida temprana, sin inmediata intención.

SALTO AL REVERSO

sommerfest-1471809_960_720

No quiero morir en soledad,

abandonada en esta tierra fría,

quiero morir acompañada

y que me entierren

con mi bandera como mortaja.

Antes de irme quiero abrazarte

y decirte al oído lo que siento,

que en mi alma siempre has estado

grabado a tinta y a fuego.

Mi caminar se hace lento,

llora en mí la guerrillera

que una vez tumbó gigantes

y caminó sobre palmeras.

Tres montañas y una estrella

han marcado mi destino.

Por ellas de fiesta vivo,

por ellas de pena muero.

No digo adiós para siempre,

tal vez mi caminar sea perpetuo.

Si no se pierden mis letras,

si no se pierden mis versos.

Hoy canto para despedirme

temprano —como suelo hacer—,

que no llego antes si me adelanto,

es que no quiero que se me haga tarde,

por dejarlo para después.

Imagen: https://pixabay.com/en/sommerfest-holiday-sea-shorts-1471809/

Ver la entrada original

Reflexiones de Navidad

 La Biblia es un libro —o la palabra de Dios para los creyentes—, que todos debemos leer alguna vez en la vida, aunque sea por cultura general. En mi caso la leí siendo muy joven, casi una niña, pero aún recuerdo pasajes preciosos y la poesía que emana de sus palabras. Uno de mis relatos favoritos es el de la Navidad. En estas fechas, suelo sentarme frente al árbol —que nunca ha perdido la magia del primero—, y miro el pesebre a sus pies. Pienso en esa primera Navidad, real o ficticia, y en el encanto de sus personajes.

María, una adolescente embarazada inexplicablemente. Un niño señalado por una estrella de paz, acostado en una cunita de madera, entre pajas y animales. Tres reyes —magos o de oriente— con sus camellos y mi favorito, San José. El mío luce una «pava», un sombrero de paja que usan o usaban los campesinos en Puerto Rico para taparse del sol mientras trabajan en el campo y que es símbolo del jíbaro borincano.

 San José mira a su esposa y al niño de manera protectora. Y según las escrituras ese era su trabajo, protegerla. Así como el «Terminator» protegía a Sarah y a John Connor, incluso hasta la muerte. ¿O pensaban que la historia de este clásico del cine se la inventaron en Hollywood?

Siempre que miro la escena del pesebre pienso en tantas mujeres en el mundo que son madres solteras. Yo también lo fui. Tuve mucha suerte, claro. Mis padres fueron mis ángeles guardianes y nada nos faltó ni a mí, ni a mis hijos. Pero me hizo falta mi San José. Ese hombre incondicional que me amara, que me apoyara en mis decisiones, que amara a mis hijos como si fueran propios, que fuera su ejemplo de lo que un hombre debe ser y, sobre todo, que nos protegiera. No reniego de la vida que me tocó, me hice fuerte, pero me hubiera gustado estar más tiempo con mis hijos cuando eran pequeños. Lamentablemente, no me fue posible, alguien tenía que mantener la casa. Y Javier llegó un poquito tarde.

Esta Navidad quiero lanzar este mensaje al infinito cibernético, a los hombres que me lean. Si alguna vez les toca amar a una mujer que sea madre soltera, miren la figura del José bíblico. Él nunca se confundió en su misión: sabía que en el corazón de María lo primero siempre fue su hijo y lo entendió. Por eso lo cuidó con amor, le enseñó su oficio de carpintería, y lo tuvo como propio. Nada hace sufrir más a una mujer que no les quieran a sus hijos. Al corazón de una madre se llega a través de ellos.

Con esta reflexión, que no intenta ser religiosa, los dejo. Si tienen un pesebre —o un Belén como dicen en España—, miren a San José un momentito e internalicen esta imagen protectora. En la Biblia no se habla mucho de él, tal vez por eso no es tan popular como los otros personajes del relato del nacimiento del Cristo. Yo lo admiro y pienso en él con mucho respeto.

            ¡Qué tengan una muy feliz Navidad!

“Feliz Navidad”, autor José Feliciano, el cieguito de Lares, Puerto Rico.

Imagen del nacimiento tomada de la red.