Aurora (Final Alterno)

      Andi-Andrés abrió los ojos. Era su voz definitivamente. Nadie le llamaba “Andi” excepto ella. Percibió su olor a rosas de Bulgaria y almizcle. Escuchó entonces su risa y rió para si. Era noche de luna nueva y todo estaba muy oscuro. Apenas se definían los muebles en la oscuridad. Se levantó rápidamente y tropezó con la silla. Todavía estaba adormilado, amodorrado. -Carajo-gritó tirándose en la cama nuevamente agarrándose el pie por un segundo mientras se le aliviaba el dolor. Andi-la escuchó de nuevo y decidió seguir su voz que parecía venir del salón. Se levantó con cuidado para no volver a pegarse con la silla. Aurora-la llamó sin escuchar respuesta. Camino hacia el salón, abrió la puerta de su piso. No miró a ninguno de sus vecinos en el pasillo ni contesto ningún saludo. Todo estaba en penumbras. Caminaba por instinto. Perseguía el olor de Aurora. Bajo las escaleras y abrió la puerta a la calle sin pestañear, guiándose por el recuerdo de dónde estaban las cosas. ¿ Habría decidido volver?-se preguntaba -Todo había sido un mal entendido. Miró al infinito buscando alguna luz que le permitiera ver el camino pero no habían estrellas y parecía que el alumbrado de la calle había sufrido alguna interrupción de servicio. No obstante, Andres continuaba decidido a encontrarla. Escuchó un ruido como de botes de basura cayendo. Siguió el ruido y consiguió ver los ojos rojos y brillantes de un gato negro brincando sobre ellos. -Todos los gatos son negros-se dijo para calmarse el susto. Se dio cuenta de que estaba en un callejón sin salida. Escuchó su risa, la de Aurora, era ella definitivamente. Olía a rosas de Bulgaria y a almizcle. Extendió sus brazos y abrió sus manos tanteando en la oscuridad. La tocó. Era su piel suave como terciopelo. Sabia que era ella y la atrajo hacia el. -¡No sabes cuanto te he extrañado!-le dijo besándola con ansiedad, buscando en su boca el perdón a todos sus pecados. Mientras besaba sus pechos y se hundía en su vientre tuvo ante si una película que corría en su cabeza y que se le aparecía por pedazos. En ella se veía a si mismo metido en la cama con otra mujer ni tan buena ni tan bella como su Aurora pero que le ardía en la sangre. Volvía de nuevo al callejón oscuro a los brazos de Aurora y a su olor y a sus besos con sabor a menta. Se veía otra vez mirando con horror desde la cama a Aurora que lo miraba desde la puerta con la mirada mas triste que jamás había visto. El levantándose desnudo de alma y de cuerpo, avergonzado de su estupidez, tratando de detenerla mientras bajaba la escalera sin mirar atrás llorando de desilusión. El en el callejón oscuro haciéndole el amor como un loco desesperado, desenfrenado. En el callejón húmedo, maloliente, putrefacto. En el rincón que olía a muerte y desolación la amo una y otra vez sobre el limo verde como un condenado a muerte sin esperanza, mientras corrían por sus mejillas torrentes de lágrimas saladas que no encontraban cauce bajando por su camisa y sobre los senos de Aurora. Sin que su sed ni su deseo por Aurora se saciaran le despegaron de ella con la sensación de que le castraban y le destripaban.

      Sonó el reloj despertador. Andrés abrió los ojos como cada aurora y se encontró solo. Se levantó con el peso de otro día que viviría sin vida anhelando la noche con toda su tortura. Se dirigió al baño y medio completó su rutina. Miró su rostro sombrío en el espejo: ojeroso, esquelético, sin afeitar. Sus ojos tristes, sin luz. Se puso una ropa que parecía de alguien mucho mas grande que el y dejó su piso. No contestó el saludo de ninguno de sus vecinos. Camino hasta la calle y tomó el transporte sin ver a nadie. Llegó a la oficina y como sonámbulo caminó a su despacho y cerró la puerta. Estaba exhausto. Se sentó frente al computador contando las horas para su regreso.

      Al fin la noche. -Andi-Era ella indiscutiblemente. Sólo ella lo llamaba así. El se conformo con la promesa de tenerla hasta cada aurora de su condena eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s