RepúblicaPR.10

Anna escuchó el ruido inconfundible de la moto de Alejandro. Salió corriendo a abrir la puerta y allí estaba él hermoso como siempre. Lo abrazó y enseguida preguntó:
-¿Escuchaste la noticia?
-Sí la escuché.-Respondió él entrando rápidamente en el apartamento.-Venía a hablarte de eso ahora mismo. Se confirmó que la muerte de Jose Cabán Fontánez fue un asesinato relacionado con “Brain Booster 55-65”. Dicen que todavía están buscando los documentos originales porque no se sabe a quien le entregó copia. Me temo que los están buscando para destruirlos Anna. Mi bucanera, tienes que perdonarme porque muchas veces pensé que estabas loca cuando me hablabas de que pensabas que habían hecho experimentos contigo y tus compañeros de colegio. ¿De dónde sacaste esa idea?
-No sé. Sólo fue una idea. La verdad es que no sé de donde me vino. Creo que lo decía bromeando para sentirme mejor. Ya sabes por lo de mi condición. Es mejor culpar a alguien que aceptar que tengo una enfermedad mental.
-Pues puede ser que no estuvieras equivocada. Los experimentos fueron llevados a cabo casualmente cuando eras una niña. ¿Hay algún detalle que pudieras relacionar con ellos? ¿Algo en particular que recuerdes de cuando eras niña?
-Recuerdo que mi padre trabajaba en la Base de la Marina de los Estados Unidos estacionada en San Cristobal. Creo que mi padrino que era el jefe de mi padre le aconsejó que me matriculara en este colegio donde estaban haciendo un programa piloto no sé de qué. Para entonces el colegio era administrado por unas monjas españolas. La Madre Superiora era muy amorosa. Me abrazaba mucho y me regalaba libros que yo me devoraba. No sé qué pasó pero Madre Alma desapareció un día sin explicación y una monja americana le sustituyó. Sister Claire se llamaba aquella mujer que más que monja parecía un engendro del demonio. Usaba un hábito corto blanco y sus ojos azules siempre centelleantes de ira eran el terror de los niños. Nos castigaba, nos pegaba; a mi muchas veces en la cara. Si no pronunciaba bien el inglés me apretaba la boca. Cuando iba a la oficina me aterrorizaba con que me iba a apuntar en una libreta negra y que llamaría a mis padres para que me castigaran en casa. Poco después llego una maestra también americana esposa de un Comandante de la Marina. Se llamaba Mrs. Lackosvky si mal no recuerdo. Recuerdo que Mrs. Lackosvky nos traía libros que debíamos leer y discos que debíamos escuchar. Nosotros hablábamos inglés limitadísimo y ella no hablaba español. Fueron años terribles porque era muy difícil figurar lo que debíamos hacer y sufríamos el terror de la monja diabla que nos maltrataba porque no hablábamos inglés correctamente.

Anuncios

4 comentarios en “RepúblicaPR.10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s