RepúblicaPR.13

Aparece el video introducción con la imagen impecable del presentador ancla de las noticias y el reconocido audio sonido anunciado el noticiario- Tu,tuturutu,tutu,tuturutu, tutu -Mirando fijo a la cámara, sin pestañear y con voz entrecortada anuncio:

-Buenas noches. Telenuevas en Acción, viernes dieciséis de mayo de 2015, les habla Federico Rosa Aponte. Alejandro Rivera, estimado compañero periodista del hermano Diario La Acción fue asesinado esta noche. Su cuerpo sin vida apareció en la intersección de la Avenida Salazar y Burdelos con cinco impactos de bala. Rivera se destacó en su carrera de periodismo investigativo conocido entre la clase periodística por su compromiso de llegar hasta las últimas consecuencias para informar la verdad de los hechos. Se supo que su última gestión estaba relacionada con el experimento “Brain Booster 55-65”. La policía investiga si su muerte tiene alguna relación con el asesinato de José Cabán Fontánez, Director Médico de Centro Médico de San Juan el lunes de esta semana. Telenuevas en Acción seguirá esta investigación muy de cerca y les informará los resultados. A Rivera lo sobreviven su esposa e hijos. La familia anunciará detalles sobre el sepelio. Señores, no podemos seguir con esta criminalidad rampante.- concluyó el periodista visiblemente afectado. El Director del Noticiario cortó y pasaron a comerciales.

Anna recibió la noticia mirando la televisión en la frialdad del hospital. Sabía que algo pasaba porque el no había regresado con sus cosas y ya había salido hacia varias horas. Ella trató de llamarlo al celular y no contestaba. Estaba sola. Nadie la llamó para darle el pésame. Nadie la llamó para ofrecerle compañía. Nadie la llamó para ofrecerle ayuda. Hoy estaba más sola que nunca y se enfrentaba a una realidad que siempre temió.

Según repetían la noticia, la prensa entrevistaba a la familia, a la madre, a la esposa. Nadie entrevistaría a la amante, por supuesto. Ahora más que nunca ella sabía cual era su lugar. No iría al velorio, ni al entierro. ¿A estas alturas a qué? Prefería quedarse con el recuerdo de Alejandro; el de la sonrisa de niño con las pecas juguetonas en el rostro, el de los ojos profundos e inmensos que ella ya no volvería a mirar. El Alejandro que la besó profundamente poco antes de su muerte. Allí en aquel cuarto pintado de verde, entre sábanas blancas con olor a desinfectante, Anna lloró y entregó su único amor.

Anuncios

5 comentarios en “RepúblicaPR.13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s