Asylum.10 (Final)

Sentía ganas de vomitar cada vez que me echaba un bocado a la boca. Mascullé los alimentos de mala gana. Tan pronto terminé me levanté de la mesa y corrí al baño para deshacerme de ellos. Una vez vomité me sentí aliviada.

Esa madrugada me levanté con una conmoción en el cuarto del lado en donde estaba Basilio. Escuché la llamada de emergencia, abrí la puerta y salí. Como todos estaban ocupados no se percataron de que yo estaba allí. ¡Todo parecía tan fuera de la realidad! La puerta estaba entreabierta y vi como en cámara lenta al enfermero que quitaba la sábana enrollada en el cuello de Basilio. Su cara estaba morada. Trataban de revivirlo pero era inútil. Cuando pude reaccionar me fui a buscar a Leslie. Tenía que evitar que ella viera esa escena. La busqué en el cuarto pero no estaba. Fui corriendo por los pasillos, entré en las salas de visitas, en los salones de terapias y en el comedor buscándola. Pregunté a los enfermeros si la habían visto pero ellos levantaban los hombros y hacían una mueca ignorándome. No la encontré por ningún lado. ¿Ya lo sabría? Cuando iba regresando a mi cuarto vi cuando iban sacando el cuerpo inerte de Basilio en una camilla. Entré a mi cuarto y lloré. Llorando me quedé dormida.

—Para morir solo tienes que desearlo—. Me despertó la voz de Leslie. No sé que hora era. Abrí los ojos y allí estaba ella de pie al lado de mi cama. —Ya Basilio está en paz—dijo con una expresión triunfante. Se me erizó la piel. La miraba y no podía creer su tranquilidad. Me senté en la cama. Estaba desfigurada y me pregunté si era el dolor de perder a Basilio. Volví a mirarla y sonreía. Despacio me levanté y me dirigí al baño y en el espejo me vi. Vi los huesos saliendo de mi cara, de mi cuerpo. Volví y me senté en la cama y me volteé hacia la mesa de noche en donde estaba el libro que Leslie me había regalado. No sé por qué, pero como en un reflejo lo tomé para leerlo. Entonces salí corriendo hacia la oficina del psiquiatra. Entré sin tocar la puerta. Como una tromba marina.

—Gisela, ¿qué te pasa?—preguntó él sorprendido.

—¡No es un libro! ¡No es un libro!—grité mientras le enseñaba una libreta de páginas en blanco. —¡No existe el libro, doctor! ¡No existe Leslie!

Anuncios

14 comentarios en “Asylum.10 (Final)

    • melbag123 dijo:

      Si, está fuerte. Aveces escribo cosas un poquito Fuertes, pero así es la vida. No siempre tiene finales felices, aunque a la gente le gustan los finales felices. Pero en este caso por lo menos Gisela se va a curar y eso se puede ver como un final feliz. ¿No crees? Gracias por leerme. Siento haberte hecho llorar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s