María Estorpida.9

Cuando Sabina volvió en sí estaba acostada en la cama de Juana. Ardía en fiebre. El médico de la familia había venido a verla a petición de su amiga. ¿El diagnóstico? Una impresión muy grande. Le prescribió unos calmantes fuertes y descanso. El viaje en búsqueda de su hija había tenido un inesperado final. En sus sueños, su zulu venía a verla y le acariciaba el rostro. Tal vez él también estaba muerto como su hija. Tal vez venía a consolarla. ¡Qué horrible pesadilla la que estaba viviendo!

Juana la dejó quedarse unos días en la casa, pese a las murmuraciones del personal de la mansión. Mandó a buscar sus cosas del hotel para que el resto de su estancia la pasara con ella.

—Esta mujer enfermó en mi casa, —explicó a sus sirvientes—, y es mi deber cuidarla hasta que se mejore. Ella vino a traer noticias de unos parientes lejanos que fallecieron. Así es que quiero que le atiendan bien y no hagan preguntas —ordenó.

—No sabíamos que tenía parientes, señora —dijo Gertrudis.

—¿No te dije que no quiero preguntas?

Sabina sintió que podía viajar en una semana. Ya quería regresar a Trino Negro. Recogió sus pertenencias, agradeciendo a Juana su hospitalidad y sinceridad. Llamó un taxi partiendo hacia su hogar. Mientras se alejaba, Juana y el zulu se miraban con tristeza.

Sabina regresó a Trino Negro con el alma hecha pedazos. Imaginarse a su pequeñita asesinada, era lo peor que le había podido suceder. Cuando el autobus estaba llegando, las personas en el comenzaron a mirar por las ventanas aterradas. ¿Qué había sucedido? Era como si un tornado hubiera pasado por el pueblo. Como si hubiera sido bombardeado. Las casas estaban derribadas, el campanario de la iglesia en el suelo, su burdel destruido. Cuando el autobus se detuvo, Sabina salió corriendo hacia él rogando a Dios que la niña estuviera bien.

—¡Dios mío! ¿Qué ha sucedido aquí? —gritaba Sabina llevándose las manos a la cabeza, buscando desesperadamente entre los escombros a María Estorpida.

—Está en aquella habitación —dijo “la Popitos” temblorosa—. Ella causó todo esto.

Anuncios

6 comentarios en “María Estorpida.9

  1. Marcial Candioti dijo:

    MEL, AMIGA DEL ALMA, TE ACABO DE PREMIAR – SOLO A TI – YA DEBES HABER RECIBIDO EL MAIL, PUBLICALO, NO ME NOMBRES A MI, , NOMBRALO A LOTTAR, VE A MI BLOG, VE LO QUE ESCRIBI.

    EL ABRAZO MAS GRANDE Y SOBRE TODO CON MAS AMOR DEL MUNDO, DE NOSOTROS QUIENES TE ESCRIBIMOS

    ¡LOS QUEREMOS!

    DIOS Y LOS HUMANOS DEBEMOS ENCARGARNOS DE LAS ATROCIDADES DE OTROS.

    ¡ABRAZO MEL!, PARA VOS Y TODA TU FAMILIA QUE QUIERO.

    MARCIAL X MARCIAL Y MARCELA

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s