La última posesión

Este relato lo dedico a mi padre, Ismael Aurelio Gómez Fernández.

melbag123

Aurelio Fernandez camina por la acera de la Quinta Avenida de Nueva York. Es el verano de 1948 y el calor es asfixiante. Siente que le hierve la sangre y le falta la respiración. El vapor le desespera, al punto que siente latir sus sienes. Tiene dolor de cabeza. Apenas puede pensar en algo más que un vaso de agua bien fría, pero tiene prisa por llegar a la estación del tren hacia Brooklyn. Son las nueve de la noche y ha trabajado todo el día. Le duelen los pies de estar parado esperando clientes en la tienda de zapatos. No se queja. Recibe un salario justo y tiene buenas condiciones de trabajo. Viste bien, con saco y corbata. Le dan descuento en los zapatos. Se le ve con muy buena pinta, lo que atrae mucho a las mujeres y por eso el judío dueño de la tienda lo considera…

Ver la entrada original 1.038 palabras más

Anuncios

6 comentarios en “La última posesión

    • melbag123 dijo:

      Gracias mi Efe. Ese relato me vino en el avión cuando regresaba de Puerto Rico, luego de vender la casa de mi padre. Yo sentía que ya no quedaba nada físico que atestiguara su paso por el mundo. De pronto, me di cuenta de que yo soy el más grande testimonio de que él estuvo en la tierra y por eso, trato de vivir honrándolo, de la manera que él le hubiera gustado que fuera.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s