El Jeque

Las aventuras de Aida siguen. No se me enoje nadie, no me burlo de ninguna religión o creencia. Feliz 2016.

melbag123

Después de la desilusión que Aida sufrió por no poder continuar su carrera periodística, la pobre entró en una terrible depresión. Pasaba las horas acostada en su cama, sin deseos de nada, y hasta la Conchita empezó a preocuparse por la mucilaginosa tristeza de su amiga.

—¿Por qué no haces un viaje para despejarte? —sugirió la amiga.

—Tienes razón, Conchita. Tal vez cambiando de aires se me ocurra en que pueda ocupar mi vida.

Sin pensarlo mucho, Aida se compró un pasaje para Madrid, e hizo sus reservaciones en el Hotel Regina y listo.  —¡Aquí voy! ¡Prepárese mundo!—, se dijo.  Aida, que siempre había deseado conocer El Museo del Prado, La Plaza Mayor, La Puerta del Sol, La Puerta del Alcala, sentía desde lejos los aires madrileños que la llamaban y le aturdían. Ella escogió un ajuar de monerías veraniegas para su viaje y una vez llegó al hotel se…

Ver la entrada original 455 palabras más

Anuncios

2 comentarios en “El Jeque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s