El Policía

Y hasta aquí llegan las aventuras de Aida, quien al parecer es miembro ejemplar de la Policía Municipal de Madrid en donde ha podido cumplir todos sus deseos. Esperando que tengan un Feliz 2016. Abrazos.

melbag123

Al encontrarse con aquel pimpollo de policía frente a ella y sabiendo que estaba toda espeluzada y azul por el sofocamiento sufrido adentro de la burka, Aida quiso convertirse en pitufa, volverse enana y desaparecer. Pero no tenía remedio, tenía que darle frente a su destino y desnudarse-metafóricamente hablando-contándole toda la verdad al oficial.

Le contó que ella había sido víctima de un vil secuestro y cuando la encontraron en el alero del Ritz, no estaba tratando de suicidarse sino de escapar a su terrible destino. Pues para hacer la historia corta, el hombre que había quedado absorto y anonadado ante la singular y sublime belleza de Aida, le ofreció su protección y hasta un abrazo para que ella pudiera llorar en su pechito. El policía también se brindó a llevarla al hotel donde ella se estaba quedando, y mientras iban de camino, el hombre que recibe un llamado del despacho…

Ver la entrada original 464 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s