Laberinto.7

—No queremos que Artemisa sea tratada de manera diferente —sentenció el padre en una reunión con la maestra y la Directora del colegio—. Ya sabíamos de los dones particulares de nuestra hija, pero queremos criarla como una niña normal.

—Lo que pasa es que no tenemos que enseñarle —enfatizó la Directora—. En este punto ella ha completado todo el material correspondiente a este año escolar y técnicamente ya ha aprobado el curso.

—¿Ya tomó los exámenes? —preguntó la madre.

—Bueno, no… No los ha tomado —contestó la maestra.

—Entonces no ha completado todos los requisitos del curso —concluyó el padre.

—Pero se los podemos adelantar, si usted desea —siguió la Directora.

—Ese es el punto. Que no lo deseamos. Artemisa tomará los exámenes a la vez que los otros niños de su clase. No existen prácticas discriminatorias en este colegio, ¿verdad? —preguntó el padre exhibiendo una falsa sonrisa al enfatizar la palabra “discriminatorias”.

—No, claro que no —contestó la Directora, nerviosa al escuchar la palabrita que aseguraba una demanda civil—. Entonces quedamos con que Artemisa recibirá sus exámenes con los demás.

De este modo, Artemisa continuó en el colegio. Sus padres la reprendieron por su comportamiento, y ella decidió hacer un pequeño ajuste. Suspendió la tiradera de pedos, las trompetillas, y en vez de levantarse cada quince minutos para sacar punta al lápiz, pedía permiso para ir al baño cada media hora.

Transcurrieron los meses y Artemisa estaba contenta con su colegio. La maestra le daba libros para que leyera y no se aburriera mientras daba la clase a los otros estudiantes. Sin embargo, ella hablaba tanto, que la maestra la cambió de lugar mil veces, pero era tan simpática que los otros niños la adoraban. Claro que ella se lo ganaba. Hacía los repasos para los exámenes y se los enviaba por correo electrónico a los demás. Y si a alguno de sus compañeros se le olvidaba hacer la tarea, ella se la terminaba en cinco minutos antes de entrar a clase. No en valde era la más popular.

Finalmente, la maestra optó por sentarla en la esquina del salón, al lado de la ventana. Allí no podía hablar con nadie. Por unos días, Artemisa estuvo callada. Miraba por la ventana y parecía ensimismada con lo que sucedía afuera. Se veía triste y retraída.

En esos días estaban organizando la procesión del Viernes Santo. En el patio del colegio, preparaban las carrozas para la actividad. Trajeron muebles, entre estos el trono de Pilatos, unas alfombras que simulaban las hierba del “Huerto de la Oración”, unos jarrones que llevaban las esclavas y otros objetos de decoración. Artemisa miraba desde su ventana con atención. Llegó el Viernes Santo y los niños del colegio participaron como parte del evento. Luego, guardaron en un almacén al lado del salón de clases de Artemisa, los objetos que se utilizaron en las carrozas.

El lunes por la mañana, cuando la maestra llegó al aula, Artemisa había decorado su esquina con la alfombra de hierba, el trono de Pilatos, los jarrones de las esclavas y muchas flores. Cuando le pidió a la niña que devolviera todo al almacén, ella comenzó a llorar. Según iba llorando, iba enfureciéndose. Entonces comenzó a gritar, agarró el trono y lo lanzó al suelo con furia. Tomó la alfombra y la desgarró. Restalló los jarrones, haciéndolos pedazos. Arrancó de cuajo las flores. Después se tiró al suelo, gimiendo desesperada y pataleando. La maestra no sabía que hacer y mandó llamar a Leonardo quien llegó corriendo. Se sentó en el suelo y se quedó en silencio al lado de su hermana.

—¿Qué le pasa? —preguntó la asustada maestra.

—Deje, se le pasará —contestó Leonardo que continuó callado, sentado junto a su hermana.

Anuncios

3 comentarios en “Laberinto.7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s