Laberinto.10

Artemisa fue revisada por los paramédicos, quienes indicaron que la niña había sufrido una baja súbita en su presión sanguínea. Decidieron llevarla al hospital para hacerle más exámenes.

Mientras tanto, Leonardo solicitó a la compañía del celular, el registro de las llamadas recibidas desde el número que aparecía en el celular de Artemisa. Había un patrón de llamadas desde diferentes números, pero en ninguno contestaban cuando Leonardo trataba de hacer contacto. Él llevó su preocupación a la Policía, quienes tomaron la querella, pero le indicaron que en ese momento no podían hacer nada.

—¿Cómo estás? —preguntó Leonardo dulcemente, cuando fue a visitar a Artemisa al hospital.

—Estoy bien, hermano —contestó ella.

—Arte, tenemos que hablar, lo sabes —dijo él.

—¿De qué? No hay nada de que hablar. No pasa nada.

—Sé que algo está pasando y no descansaré hasta saber de qué se trata. Sea lo que sea que me estés ocultando, no puede ser tan malo que no me lo puedas decir. Incluso, por horrible que creas que pueda ser, créeme hermana, que voy a estar contigo. Confío en ti.

Artemisa se volteó en la cama, dándole la espalda a Leonardo. Su secreto la avergonzaba. En el fondo, ella quería vaciar las llantas de la Directora. También quería quemar el almacén donde estaban las porquerías del Viernes Santo. Claro, que no quería matar a aquel pobre hombre, pero sucedió. Ella era tan culpable como Daniel. Y además, no podía decir nada.

Por un largo tiempo nada pasó. Artemisa no recibió llamadas sospechosas. Todo parecía haber vuelto a lo normal. La niña salía con sus amigas y llevaba una vida como cualquier adolescente. Algunas veces se encerraba en el cuarto y no hablaba con nadie. Leía libros o escribía historias, pero no era algo que preocupara a su familia. Pero si la veían llorar sin motivo aparente o se quedaba con la mirada perdida, entonces sí se preocupaban.

Para la fiesta de los quince años, los padres de Artemisa decidieron tirar la casa por la ventana. Celebraban que su única hija se había transformado en una hermosa joven. Prepararon una fiesta en los jardines de la casa. El patio estaba adornado con columnas y guirnaldas con rosas amarillas y orquídeas violetas. Pusieron en el medio una pista para bailar, con una tarima donde tocaría un grupo de moda en vivo. Habían sillas blancas estratégicamente colocadas alrededor de donde tocaría la banda, para que los invitados se sentaran. Artemisa llevaría un vestido blanco precioso, que le ayudó a escoger Leonardo.

Artemisa quería que Víctor la escoltara. Víctor era el hermano de Marina, su mejor amiga. Él la había estado cortejando desde hacía varios meses. El joven tenía diecisiete años, era alto, moreno, con unos ojos oscuros y profundos que Artemisa adoraba. Pertenecía a un grupo de cadetes, que serían quienes escoltarían a sus catorce damas. Todo estaba perfecto.

Llegó el gran día. Artemisa desfiló del brazo de Víctor. Contenta. Feliz. Su papá bailó con ella. Leonardo también. Luego del baile con su hermano, una de las damas le dio una nota. Era de Víctor. Decía que la estaba esperando debajo de las escaleras al otro lado del jardín. Ella fue corriendo a su encuentro.

Un grito visceral interrumpió la música. Leonardo corrió hacia el lado del jardín desde donde se escuchó el alarido. Cuando llegó, Artemisa venía caminando hacia él, con las manos ensangrentadas y el vestido manchado, en estado de choque.

Anuncios

25 comentarios en “Laberinto.10

      • icástico dijo:

        Buen análisis de todo. Con duolingo suenas a jefe indio, total, jajajá, pero para desasnarte vale (como se dice por aquí) De Sarah Palin…una vergüenza para su país y el mundo, si quiere ayudar, mejor callada, si yo fuera Trump es lo que le recomendaría. Asco es poco, lo que siento hacia ella. Patética. Vulgar es una buena definición por tu parte. Clinton es un mal menor, es lo que tiene el bipartidismo.
        Desde la óptica hispana (la gente con la que hablo) Obama ha sido un fraude, un bluf, lo de siempre, el último año (de dos mandatos) hacen cositas y echan una lagrimita, escaso balance. Me da igual si es el “tan” lo que falla. Espero que tus temores no se hagan realidad, por lo que dices, la comunidad está bien asentada, no es problemática.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s