Estás en todo

Alzaste el vuelo

y no volví a saber más de ti

aunque estabas en mis versos,

en las piedras del río y

en la brisa del mar.

En las canciones de Whitney,

en la tónica con whisky,

en las flores, en los libros,

en la risa y el hastío.

En los besos que planté

en labios desconocidos.

Te buscaba y encontraba tu sombra

en los escaparates de las tiendas

del Viejo San Juan.

En los adoquines,

en la Piña Colada,

en la vieja puerta

por donde pasábamos,

en la procesión de autos

alrededor de la muralla,

cada sábado sin ton ni son.

En los ojos negros,

en la muñeca de trapo,

en el sillón mecedora,

en los juegos de básquetbol.

Hasta dónde no había recuerdos,

te recordaba.

Aparecías y te escondías.

Es que no estabas

pero estabas en todo.

Sé que nunca más te volveré a ver.

Ya no existes.

La trampa es que todavía estás,

pues vives en mi memoria.

Anuncios

37 comentarios en “Estás en todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s