Marion, ¿de dónde vienes? XIV

Mis padres llegaron a buscarme. Cuando me vieron con el rostro destrozado quisieron llevarme al hospital. Me negué. Dijeron que tenía que levantar cargos en contra de Efraín. También me negué. Estaba muy confundida en ese momento.

—Al menos déjame fotografiarte —dijo mi madre.

Y eso hizo. No tenía deseos de discutir con ella. Recogimos unas cosas y me fui con ellos. Mi historia con Efraín llegaba a su fin en estos términos. Al menos eso creía yo.

A las seis de la mañana tocaron a la puerta. Papá fue a atender. Era Efraín. Mi padre habló con él. Los escuchaba a lo lejos. Estaba mareada por un medicamento que mi madre me había dado para tranquilizarme. De lo poco que entendí, papá le decía que era mejor que se fuera. Efraín insistía en hablar conmigo, porque yo era su mujer. Mi padre le pidió de buena forma otra vez que abandonara la casa, él seguía insistiendo. Entonces mamá intervino y dijo que llamaría a la policía. No escuché nada más. La casa quedó en silencio de nuevo. Yo me dormí otra vez.

Los días siguientes fueron difíciles. Efraín continuaba llamando. Yo no contestaba. Mi celular estaba lleno de toda clase de mensajes. Unos llenos de amor, otros pidiendo perdón o una oportunidad, juramentos de que no volvería a suceder “esto” nunca más. En otros, ya estaba desesperado, rabioso, entonces amenazaba con que yo había abandonado el hogar, que me iba a quitar el bebé cuando naciera porque todos sabían lo que era. Aprendí a tenerle miedo al hombre que adoraba y mejor fue así.

Tenía que terminar la universidad y temía que en cualquier momento podía encontrarme con Efraín. Papá me llevó a levantar la acusación y me dieron una orden de restricción. Gracias a las fotografías que mi madre me había sacado y a los mensajes en mi celular tenía pruebas suficientes. Además, en mi estado de embarazo, el juez no quiso correr ningún riesgo. Faltaba poco para que se acabara el semestre, así es que hablé con los profesores quienes acordaron conmigo en que hiciera unos trabajos especiales y los enviara a sus correos electrónicos para evitar cualquier encuentro con Efraín.

No fui a mi graduación. Mi vida era un caos total. Recordaba que mi padre me había dicho que si me mataba iba a estar vagando para siempre en soledad. Solo por eso no me maté. Me fui sumiendo en una depresión muy profunda. Me la pasaba encerrada en el cuarto, acostada en la cama pensando en lo que había sido mi desperdiciada existencia. No quería comer. No dormía. Deambulaba por las noches como alma en pena. Aveces me sentaba frente al horrendo cuadro del torero y pensaba que la vida era así. Como una perpetua corrida de toros. Siempre alguien te engañaba con un trapito de luces, y tú, te dejabas engañar creyendo que detrás del trapo estaba la felicidad. Luego te dabas cuenta de que estabas en desventaja y todo lo que podías hacer era embestir, embestir y como un tonto, embestir, mientras el mundo le gritaba al del trapito “Olé”. Todo para nada, porque siempre te iban a joder.

Así era mi vida. Como una corrida de toros.

Anuncios

7 comentarios en “Marion, ¿de dónde vienes? XIV

  1. Enrique Adam dijo:

    Algo de que aprendí hace tiempo, desde pequeñito es que la mejor manera de hacer Olé de una mujer es con su falda. Me refiero a que sí, nos sentimos toreados como en tu historia, pero oye de nosotros queda levantarnos, coger el toro y decir hasta aquí.

    Bonito relato/historia. Me ha encantado Mel 😛

    Nos vemos en los recuerdos, poesía

    Un fuerte saludo guapa

    Me gusta

    • melbag123 dijo:

      Muy lindo esto que has dicho de la falda de la mujer. Hay muchos hombres buenos, yo diría que la mayoría. Es que hay algunos que deberían ir al paredón sin derecho a fianza. Pero como dices, tenemos que levantarnos. Gracias por pasar por mi casita Enrique… Tengo que ir a ver tus videos geniales, majo. Nos vemos en los recuerdos. Un beso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s