Plutón.9

Pronto se regó la noticia de que el Prefarek buscaba al rebelde. Todos en Plutón sabían quién era, pero callaban esperando que el milagro que esperaban por fin se realizara. Cansados de la opresión los jóvenes asistían a las reuniones y se preparaban para convertirse en soldados. Tampoco les gustaba la violencia, pero tenían que defenderse. Sabían que pronto el ejército interplanetario se activaría, pero esta vez no se iban a dejar abusar.

Adio viajaba sin ser visto por las autoridades, de planeta en planeta reclutando adeptos. Estaba admirado de cómo la palabra escrita iba calando en las conciencias de sus seguidores. Sekmet hacía muy buen trabajo borrando su rastro. Los enviados del Prefarek no habían podido adivinar quién podía ser. Lo único que sabían era que tenía que ser un plutoniano, pero no podían encontrarlo porque no habían registros de Adio, toda vez que él no había estado en la escuela regular, ni aparecía inscrito en ningún otro lugar. La familia Plutonet se suponía que hace mucho había desaparecido.

Sus principales colaboradores en Mercurio, Venus y Marte hicieron una coalición casi de inmediato. Ebo, nacido en Marte, representaba el grupo que le dio endoso absoluto a la causa de Plutón. Ellos también estaban hartos del excesivo poder que tenía la Tierra en la Asamblea. Hacía más de cien años que no se nombraba un Prefarek que fuera de otro planeta, lo que era preocupante también. La figura era poco menos que un dictador, pues los representantes de los otros mundos no le llevaban la contraria. Los miembros de la coalición comenzaron a escribir también, de modo que confundían al ejército Farakita que ya ni sabían en dónde buscar. Adio aprovechó esa coyuntura para iniciar sus reuniones con los jóvenes de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno que habían mostrado algún interés en la causa. Estos se quejaban de que siendo sus planetas más grandes, apenas tenían representación en la Asamblea y sus necesidades eran ignoradas. Él validó la reclamación. Los comparecientes estuvieron muy satisfechos con la postura de este, por lo que decidieron unirse a los aliados. Kontar, nacido en Saturno, fue seleccionado por los cuatro mundos mayores para representarles.

Adio sabía que no iba a ser fácil unificar a todos los mundos, pues cada uno tenía requerimientos particulares al suyo. Pero en ese momento, todos estaban de acuerdo en que había que terminar con el régimen actual lo antes posible. Luego en consenso, ordenarían el gobierno del sistema solar. Titán el satélite de Saturno, parecía ser el lugar idóneo para entrenar al ejército que estaría al mando de Adio, Ebo y Kontar. Ellos sabían que su superficie era la más parecida a la de la Tierra y contaban con que los anillos del planeta añadirían seguridad, pues en su eterno misterio se hipnotizaban los soldados del Farekin.

Poco a poco los reclutados fueron trasladándose e iniciando su entrenamiento. El Prefarek y la Asamblea notaron que los jóvenes estaban desapareciendo de las universidades y sus trabajos, pero el ejército no daba abasto para investigar.

Copyrighted.com Registered & Protected  YVKA-XUKD-OKRO-8FMY

Anuncios

20 comentarios en “Plutón.9

    • melbag123 dijo:

      Sí, son los mismos que dices Francisco. Me parecieron muy interesantes para ilustrar mi historia. Su vestimenta azul es tan diferente a lo que he estado acostumbrada a ver sobre los habitantes del desierto. En fin, muchas gracias por leer y me alegro que te guste mi historia. Saludos!

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s