Plutón.10

Ante la incapacidad de los soldados farekitas de contener lo que a todas luces era una rebelión, el Prefarek convocó a los medios de comunicación interplanetarios para una rueda de prensa que fue transmitida a cada rincón del sistema planetario.

—El sistema solar está enfrentando un ataque por grupos rebeldes —urgió el gobernante con rostro solemne—. Hemos identificado a los cabecillas, quienes están incitando a nuestros jóvenes para que se subleven. Estos instigadores son enemigos de la paz —enfatizó—. Nada más contrario a nuestra forma de vida tranquila y pacífica. Hasta donde tenemos conocimiento, hay células de subversivos en cada planeta y en el plutoide Plutón. Entendemos que fue en el plutoide donde se inició este movimiento. Queremos asegurar la seguridad a todos los ciudadanos, pero necesitamos de vuestra ayuda. En el caso de que usted vea cualquier actividad extraña o inusual, debe reportarla—dijo apuntando con su dedo índice a los presentes e igualmente transmitido—. No permita que le usen para destruir lo que nos ha costado tantos siglos construir.

—Señor Prefarek —dijo una reportera—, ¿cuál es el nombre de los cabecillas?

—Esa información es confidencial hasta el momento —contestó el mandatario—. No queremos divulgarla hasta que se efectúen los arrestos que la Corte Interplanetaria ordenó.

—O sea —apuntó otro periodista—, ¿ya la investigación está así de adelantada?

—Así es. Habíamos guardado estricto silencio sobre el particular hasta que estuvieramos seguros de quiénes estaban detrás de las publicaciones y mensajes insurgentes. Como les he dicho, ya están identificados.

—Señor, ¿no cree usted que algunos de esos mensajes contienen reclamaciones justas?

—De ninguna manera, nada que amenace nuestra paz puede ser justo.

—¿Entonces, solo lo que usted entiende que conviene es lo justo? —cuestionó la reportera.

—No es lo que yo entiendo, es lo que es —repondió el dictador.

Viendo que la rueda de prensa no estaba dando el resultado esperado, uno de los asesores se acercó al Prefarek para pedirle que concluyera, pero este se negó.

—Sepan todos —dijo levantando la voz—, quienquiera que se oponga al régimen será perseguido, sufrirá las consecuencias. ¡Será castigado por traición!

—Señor, es mejor que salgamos ahora —insistió el asesor.

En cada recoveco del sistema solar se pudo ver al dictador fuera de sus cabales, manoteando y gritando como un energúmeno. Adio, Ebo y Kontar también lo vieron. Ya se acercaba el momento.

Copyrighted.com Registered & Protected  SAA1-9P5R-4ZLU-EZGI

Anuncios

4 comentarios en “Plutón.10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s