Mañana es otro día.11

No, vamos adentro —dice y en silencio toma su mano llevándolo por las escaleras hasta su habitación.

Tomás desabotona su pijama y la deja completamente desnuda. Laura adora la sensación de estar desnuda en los brazos de un hombre vestido. La tela en contra de su piel lozana le provoca deseo, lujuria. Él besa suavemente su cuello y con la lengua la recorre hasta los senos que chupa impaciente. Ella puede sentir su erección a punto de reventar el pantalón. Eso la enloquece más y con su manos temblorosas suelta la correa, el botón y le baja la cremallera. Con sus ávidas manos saca un pene grande, hermoso, perfecto. Nada más pensarlo entre sus piernas siente un orgasmo. Tomás desabrocha su camisa rápidamente, la tira y se quita los zapatos y queda totalmente desnudo para ella. No puede esperar. Él la tira sobre la cama y la embiste. Y se corre.

Laura lo sintió tan intenso, fuerte e imponente el caudal en su interior que casi desmaya, el sólo roce a la entrada también la hizo acabar de placer. Ambos se miraron y largaron a reír tan fuerte, rendidos en la cama, de espaldas mirando un tremendo espejo en el cielo de la habitación.

Parece que estabas algo urgido, Tomás.

Él sin verla a la cara y comunicándose a través del espejo, llevó su mano a los pechos de Laura y dijo,

Te he observado y adorado tanto tiempo que me parecía un película de horror lo vivido hace un rato y pensé te había perdido para siempre.

Laura bajo su mano y cogió el miembro, se incorporó y sin pudor lo metió en su boca.

¡¡Vaya vaya!!, has salido más audaz que las chicas, ellas siempre se quedan fumando y luego se visten, marchándose para volver cuando están libres.

Mientras Tomás se dejaba agasajar, Laura iba dándose cuenta de la gran polla de su vecino y extasiada hasta hizo arcadas en sus reiterados intentos de tenerlo todo en su boca, realmente estaba loca de placer y su propia humedad volvió a encenderla por completo, sin dar aviso lo montó rauda.

Tomás agarró sus caderas y así estuvieron gran parte de la noche, cambiaban de posición y ambos se vaciaban y llenaban con tanta pasión, locura y algo de tristeza también, sin pensar en el mañana.

Colaboración: Poetas Nuevos

Copyrighted.com Registered & Protected  ZDRW-PKCQ-JIX2-Y8DX

Anuncios

19 comentarios en “Mañana es otro día.11

  1. serunserdeluz dijo:

    Mi querida Mel, eres algo así como mi guía y termómetro, ¿recuerdas que no me atrevía a publicar cuentos en que mato a alguien? por ti me animé, aún me quedan algunos más sangrientos.

    Ya me estoy animando a publicar algo así de erótico (más que Vlad), leyéndote a ti.

    A ver qué decido, te felicito por esta saga, la estoy disfrutando a placer.

    Abrazos de luz

    Le gusta a 2 personas

  2. literatoluisrodriguez dijo:

    Tórrido (que queda mejor que caliente) relato dode se nota el placer.
    Muy bien relatado y felicitaciones por animarte
    Nunca entendí el tabú de hablar de sexo, algo normal en todos, mientras nadie se escandaliza por la cantidad de asesinatos que se muestran en las películas.
    Y eso es menos común que el sexo, creo y deseo.

    Le gusta a 1 persona

    • melbag123 dijo:

      Mejor no lo has podido decir. Claro que he contado con la colaboración de Poetas Nuevos que le ha puesto más picante a la cosa. Bien dices, tanta violencia, los noticiarios te ponen las víctimas y te dan detalles a la hora de la cena y nadie se queja. Y como bien dices, no hay nada más maravilloso que el sexo. Además, casi todo el mundo lo practica. Gracias por comentar, Luis. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s