La mejor decisión: vivir

Con este relato estoy compitiendo en la Votación #9 para la Antología de Salto al reverso. También estoy participando para el escritor destacado del mes. Sus votos son bienvenidos en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

(Imagen: CC0 Dominio público)

Me dijeron que sería cosa de unos cuantos minutos. Que no sentiría nada con la anestesia. Me dijeron que era como un sueño y que despertaría un poco mareada y con un poco de molestia en el área de la incisión. Firmé unos documentos que leí rápidamente porque la enfermera se notaba con algo de prisa y decidí mirarlos por encima —como me habían enseñado en mi clase de lectura rápida—, estampando después mi nombre en ellos. Les dije que no quería sangre ajena, ni que conservaran la vida ayudada por un tubo. Si era mi hora, era mi hora y punto.

Siempre había visto la vida y la muerte de esta manera. Me había hecho a la idea de que, al morir, mis seres queridos y mis mascotas estarían esperándome, por lo que la muerte no me representaba un futuro tenebroso. Además, estaba convencida de…

Ver la entrada original 762 palabras más

Anuncios

5 comentarios en “La mejor decisión: vivir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s