Un beso etéreo

SALTO AL REVERSO

Cada sábado Cecilia se acostaba temprano para no perder la misa del domingo a las siete de la mañana. Había quedado viuda y sola más tiempo de lo necesario. Esperaba que el amor la tocara otra vez con más suerte que la primera. Era demasiado joven cuando se casó y todavía muy joven cuando enviudó. Su matrimonio fue difícil, acosada por un marido celoso que apenas la dejaba salir a la calle. Cuando él murió, sintió una sensación de libertad que más tarde la haría pensar que era víctima de un karma y que por esa razón no hallaba al deseado compañero. Veía pasar su juventud con tristeza, entre la casa y el trabajo, desconsolada por sus sueños fracasados. Ni siquiera tuvo la bendición de un hijo y ya se le estaba haciendo tarde para intentarlo. Sentía su útero secarse con el paso del tiempo, ya incapaz de albergar una…

Ver la entrada original 499 palabras más

Anuncios

9 comentarios en “Un beso etéreo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s