Dalana Trick y la Casa Rosada (7)

        Al año siguiente Dalana conoció a un banquero en Nueva York, que, aunque bastante mayor, era de su estatus social y tenía algunos billones de dólares y acciones en empresas de alto rendimiento en el Dow Jones. Esta vez se aseguró de que no fuera homosexual y de que no le fuera infiel. Por un tiempo mandó a un detective privado a seguirlo, quien le confirmó que el hombre reunía las cualidades que ella necesitaba en su pareja. Después de un corto noviazgo —lo suficiente para hacer las matemáticas y saber si el tipo era desprendido—, a fin de año se realizó la boda, con la condición de que el nuevo esposo firmara un acuerdo de separación de bienes en el que acordaba que de haber un divorcio le pagaría a Dalana un billón de dólares como compensación por su tiempo perdido. Esta boda fue más privada, pero el buen gusto permeó toda la celebración. De todos modos, las fotos de la ceremonia ocuparon la portada de todos los periódicos en América y Europa, pues ella seguía siendo toda una celebrity. Dalana se negó a renunciar al título nobiliario que obtuvo durante el matrimonio con el príncipe y seguía siendo la duquesa de algún lugar europeo recóndito.

            Ahora tendría tiempo para extender su familia mientras hacía sus negocios. Para ahorrarse otro doloroso parto, fue a Los Ángeles para que le hicieran un tratamiento y de un tiro tener gemelos. Un varón y una niña. La ciencia había avanzado muchísimo y los hijos se podían ordenar al gusto de los padres, incluyendo el color de los ojos y el cabello. Nueve meses más tarde, dio a luz a dos preciosos niños y contrató dos nuevas niñeras para que se ocuparan de ellos. Luego emprendió un viaje por Europa —al menos eso le dijo a la prensa—, y cuando regresó lo hizo con bastantes kilos de menos y con una figura impresionante. Nada que un bisturí no hubiera podido arreglar, pero que ella negó rotundamente.

Copyrighted.com Registered & Protected  H12X-9AYD-E7BP-UGM5

Anuncios

8 comentarios en “Dalana Trick y la Casa Rosada (7)

    • melbag123 dijo:

      Jajajaja… ¿Amiga? Bueno, la conozco bastante bien, no? Luisa, hace rato que no te veía por aquí. Estaré por tu tierra en septiembre 18-20. Me quedo en un sitio que se llama Betanzos. A ver si nos encontramos gallega querida.

      Me gusta

      • Si, Soy Gallega dijo:

        Ya sabía yo que te iba a encantar que le llamase a Dalana “amiga “, jaja.
        Tiempo sin entrar aqui por.razones ajenas a mi voluntad.
        Dejas poquito tiempo para Galicia.
        Espero poder verte, me encantará de corazón. Finalmente poder hablar cara a cara y reírnos un rato, seguro que nos reímos. Será genial.
        Mientras tanto me quedo siguiendole los pasos a la amiga Dalana. 😊
        Besos

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s