Más allá del sexo (2)

          Una noche —cuando estaba a solas—, en el conticinio, cuando mi madre ya dormía, saqué los maquillajes de Lara. A ella no la dejaban maquillarse en su casa y me dejaba sus cosas para que se las guardara. Así —por pura curiosidad—, comencé a poner sus colores en mi cara. Poco a poco mi rostro se iba transformando —hasta que me di cuenta—, de que la chica que me miraba desde el espejo, era la misma que veía en mis sueños, envuelta en una crisálida y luchando por salir. No pude contener mi llanto. La luz del día me encontró en ese estado. Cuando mamá llamó a la puerta para ir al colegio le dije que estaba enfermo. Ella se preocupó y entró como siempre hacía. Como mi dueña y señora. Cuando me vio con lo que quedaba de mi cara pintada, se llevó las manos a la cabeza, en total incredulidad.

            —¡Arturo! Pero… ¿Me puedes explicar de qué se trata esto?

            ¿Qué le iba a explicar? Si ni yo mismo entendía lo que pasaba.

            » Levántate y lávate la cara. ¿De dónde has sacado esas pinturas?

            —Son de Lara, madre. Me pidió que las guardara.

            —¿Y por qué te las has puesto?

            —Fue por curiosidad, madre.

            —Pues no quiero ni a Lara ni a sus maquillajes aquí.

            Ella —mi madre—, me agarró por el brazo, me arrastró hasta el baño y como una loca tomó una toalla con jabón y me restregó el rostro. Me frotó tanto y tan fuerte que dejó las marcas de sus uñas en mi piel. Yo lloraba nervioso, impotente.

            —Hoy no vas al colegio porque tienes que entender que se te puede ir la vida en esta estupidez. ¡Cámbiate, que tenemos que hablar!

            Me quedé tirado en el suelo por un rato. Mis piernas no me respondían. Por fin me levanté y me vestí. Salí y mi madre estaba sentada en el salón.

            —Quiero que me digas ahora mismo. Arturo, ¿eres homosexual? —preguntó sin rodeos.

            —No lo sé —respondí sintiendo que la «ella» dentro de mí quería gritar que sí. Enseguida me arrepentí de negarla. Era yo quien la tenía aprisionada en aquella crisálida irrompible. Era yo quien la estaba traicionando. Pero era muy joven para entenderlo o hacer alguna cosa.

            —Explícame lo de la cara pintoreteada.

            —Era un juego, solo un juego.

            —Arturo, no puedes jamás jugar así. La homosexualidad es castigada muy duramente, puede incluso costarte la vida. Que no se hable más de este asunto —sentenció—. No le diré nada a tu padre.

            Con esa frase la enterró dentro de mí. Dejé de frecuentar a mis amigas, me volví solitario, encerrado en mí mismo. Me concentré en mis libros, en mis poemas, en mis letras. Allí Alondra —así le llamé—, tenía voz, se podía expresar. Y mientras más hablaba a través de mis escritos, más quería ser ella. No era que fuera narcisista, pero estaba enamorado de esa persona que vivía en mí: vibrante, alegre, segura. Quería abrir mis alas y ser libre como era ella.

Copyrighted.com Registered & Protected  ZMOK-MEL9-75JM-ERC1

Anuncios

18 comentarios en “Más allá del sexo (2)

  1. María Addarich dijo:

    Hermoso escrito para tratar el tema de la homosexualidad en sus inicios.
    Todo ser humano tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. Es con el vestuario escogido antes de nacer que trabajará sus lecciones de vida; Igualmente, todos los demás seres que habitamos en este planeta Tierra.

    Le gusta a 1 persona

  2. W. Eulen Kard dijo:

    Imagino cuán difícil debe ser para estas personas proclamar su individualidad de forma segura y con total libertad. Apenas ahora es que se hacen débiles intentos por comprender esas diferencias y eso, aún a costa de muchos estigmas sociales. Falta mucho camino por recorrer y sobre todo, que la mayoría de las personas que en muchas ocasiones actúan de jueces, expandan un poco más su pensamiento para dar cabida al entendimiento y aceptación de las personas, tal y como son.
    Saludos Cordiales…

    Le gusta a 2 personas

  3. Versos crudos dijo:

    Esto es hermoso. Pero me inquieta un aspecto. No se si es intrinsico a la trama de la historia y el proceso de auto conocimiento que acaba de germinar en Arturo, pero lo es la tan importante distinción entre los espectros de identidad y expresión de genero y preferencia sexual. Nada tiene que ver, necesariamente, una persona que en identidad se siente distinta a lo que le fue asignado al nacer (transexual) a una persona que se siente atraída amorosa y/o sexualmente hacia otra de su mismo sexo (homosexual). No reconocer la distinción entre estos puede llevar, sin querer, a estereotipos, realidad difícil sobre la cual la tan diversa y amplia comunidad LGBTTTIQ buscan concienciar y defenderse. Dicho esto, me encanta la voz tierna de este escrito.

    Le gusta a 1 persona

  4. Versos crudos dijo:

    *****
    Esto es hermoso. Pero me inquieta un aspecto. No se si es intrinsico a la trama de la historia y el proceso de auto conocimiento que acaba de germinar en Arturo, pero lo es la tan importante distinción entre los espectros de identidad y expresión de genero y lo que es preferencia sexual. No se entrelaza, necesariamente, una persona que en identidad se sienta distinta a lo que le fue asignado al nacer (transexual) a una persona que se sienta atraída amorosa y/o sexualmente hacia otra de su mismo sexo (homosexual). No reconocer las diferencias entre estos puede llevar, sin quererlo, a estereotipos, realidad difícil sobre la cual la tan diversa y amplia comunidad LGBTTTIQ busca concienciar y defenderse. Dicho esto, me encanta la voz tierna de este escrito.

    Le gusta a 1 persona

    • melbag123 dijo:

      Hola Versos Crudos. Muchas gracias por leer y sobre todo por comentar. Tu comentario es muy importante para mí y es bueno que hagas la aclaración. Entiendo perfectamente tu preocupación. La trama de mi historia comienza en 1964, cuando todavía las diferencias entre la comunidad LGBTTTIQ no estaban tan definidas como hoy día. Entonces eras homosexual y punto. Los seres humanos sufrían mucho por sentirse diferentes e incomprendidos. ¿Qué me motiva este escrito? No pretendo hacer clasificaciones , con el perdón de la comunidad. Es que esta lucha que me mencionas ha costado tanta sangre, sudor y lágrimas y en los E.U. en los que vivo hoy día al parecer hay grupos que quieren dar marcha atrás a todo lo que se ha logrado con tanto esfuerzo para alcanzar tan solo un poco de igualdad. Solo para el fin de este escrito, mi personaje reúne diferentes expresiones de identidad, expresión de género y preferencia sexual. Arturo, solo es el representante de esta maravillosa comunidad. Un abrazo solidario.

      Le gusta a 1 persona

    • melbag123 dijo:

      Me gusta que te guste. Me quise meter en este personaje, en sus sentimientos, en sus pensamientos, sus frustraciones, vejaciones, todo lo que viven las personas de la comunidad LGTBTTIQ. El mundo debe entender que sus sentimientos, deseos, dolores son iguales que los de la comunidad heterosexual. Pues entonces logré lo que deseaba. Gracias por comentar Alberto.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s