Reflexiones de Navidad

 La Biblia es un libro —o la palabra de Dios para los creyentes—, que todos debemos leer alguna vez en la vida, aunque sea por cultura general. En mi caso la leí siendo muy joven, casi una niña, pero aún recuerdo pasajes preciosos y la poesía que emana de sus palabras. Uno de mis relatos favoritos es el de la Navidad. En estas fechas, suelo sentarme frente al árbol —que nunca ha perdido la magia del primero—, y miro el pesebre a sus pies. Pienso en esa primera Navidad, real o ficticia, y en el encanto de sus personajes.

María, una adolescente embarazada inexplicablemente. Un niño señalado por una estrella de paz, acostado en una cunita de madera, entre pajas y animales. Tres reyes —magos o de oriente— con sus camellos y mi favorito, San José. El mío luce una «pava», un sombrero de paja que usan o usaban los campesinos en Puerto Rico para taparse del sol mientras trabajan en el campo y que es símbolo del jíbaro borincano.

 San José mira a su esposa y al niño de manera protectora. Y según las escrituras ese era su trabajo, protegerla. Así como el «Terminator» protegía a Sarah y a John Connor, incluso hasta la muerte. ¿O pensaban que la historia de este clásico del cine se la inventaron en Hollywood?

Siempre que miro la escena del pesebre pienso en tantas mujeres en el mundo que son madres solteras. Yo también lo fui. Tuve mucha suerte, claro. Mis padres fueron mis ángeles guardianes y nada nos faltó ni a mí, ni a mis hijos. Pero me hizo falta mi San José. Ese hombre incondicional que me amara, que me apoyara en mis decisiones, que amara a mis hijos como si fueran propios, que fuera su ejemplo de lo que un hombre debe ser y, sobre todo, que nos protegiera. No reniego de la vida que me tocó, me hice fuerte, pero me hubiera gustado estar más tiempo con mis hijos cuando eran pequeños. Lamentablemente, no me fue posible, alguien tenía que mantener la casa. Y Javier llegó un poquito tarde.

Esta Navidad quiero lanzar este mensaje al infinito cibernético, a los hombres que me lean. Si alguna vez les toca amar a una mujer que sea madre soltera, miren la figura del José bíblico. Él nunca se confundió en su misión: sabía que en el corazón de María lo primero siempre fue su hijo y lo entendió. Por eso lo cuidó con amor, le enseñó su oficio de carpintería, y lo tuvo como propio. Nada hace sufrir más a una mujer que no les quieran a sus hijos. Al corazón de una madre se llega a través de ellos.

Con esta reflexión, que no intenta ser religiosa, los dejo. Si tienen un pesebre —o un Belén como dicen en España—, miren a San José un momentito e internalicen esta imagen protectora. En la Biblia no se habla mucho de él, tal vez por eso no es tan popular como los otros personajes del relato del nacimiento del Cristo. Yo lo admiro y pienso en él con mucho respeto.

            ¡Qué tengan una muy feliz Navidad!

“Feliz Navidad”, autor José Feliciano, el cieguito de Lares, Puerto Rico.

Imagen del nacimiento tomada de la red.

Anuncios

12 comentarios en “Reflexiones de Navidad

  1. evavill dijo:

    Ay, Mel, eres tierna y amorosa a más no poder.
    Y muy original porque casi nadie se detiene a pensar en la figura de José. En realidad pocos son los que se detienen a pensar en nada excepto comprar y comer.
    Será por eso que no me gusta la Navidad.
    Pero por supuesto que te deseo unos días muy felices y los que siguen también.
    Hemos tenido telepatía porque ayer me estuve acordando de ti.
    Yo también te debo muchas lecturas.
    Qué comentario más largo me está saliendo, parece una carta.
    Un beso enorme

    Le gusta a 2 personas

    • melbag123 dijo:

      No importa, me encantan los comentarios largos. Sí, en estos días la gente pierde el sentido de la Navidad. Fiestas, borracheras y compraderas de regalos que después tienen que pagar todo el año. Vivo cerca de tiendas y tenemos que cambiar la ruta porque la gente anda como loca comprando y comprando. Pero es el sistema que hemos creado. Te quiero mucho, Paloma. Que pases unos días llenos de paz. Y hasta siempre.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s