A la frontera

Originalmente publicado en Salto al reverso.

SALTO AL REVERSO

soldier-2533669__340

imagen: https://pixabay.com/en/soldier-shooting-training-exercise-2533669/

Rodrigo, casi un niño, dejó su casa de madrugada. Llevaba un bulto con algunos uniformes militares y artículos de higiene personal. Había terminado la escuela superior con mucha dificultad, decían que tenía problemas de aprendizaje.

—Pa’ soldado sirves mi’jo —aconsejó el padre que no sabía mucho de lo que aquejaba a su muchacho —. Después de to’ es un honor para ti y la familia.

Así, en una mañana lluviosa y fría — de las que suelen ocurrir en cualquier estación del año en Texas— Rodrigo dejó su hogar a buscar un destino útil y honorable. Lo esperaba un autobús blanco en el que subían cien chiquillos como ovejas al matadero, todos callados y muertos de miedo. La mayoría jamás se habían separado de sus padres, pero la necesidad y la falta de oportunidades, solo les había dejado este camino. Había que convertirse en hombres y mujeres…

Ver la entrada original 371 palabras más

2 comentarios en “A la frontera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s