La Creación

Otro recalentadito, espero que les guste.

melbag123

Augusta era escritora. Aporreaba su modernísima máquina de escribir Brother De Luxe Modelo 1968 que acababa de comprar con la ilusión de que le atrajera las musas pero no salía de la página que contenía su nombre: Augusta Conrado.

Augusta era una mujer confundida en su tiempo. Había participado en la quema de sostenes en Nueva York hacía unos meses sólo por curiosidad. Se infiltró en un grupo de mujeres feministas para compilar material que pudiera utilizar en alguno de sus escritos. Mientras que las furibundas feministas quemaban los “instrumentos de tortura” que incluían los sostenes, rulos, zapatos de tacón, pestañas postizas y ejemplares de las revistas de Playboy y Vanidades, Augusta las observaba pensando que ella no estaba dispuesta a entregar sus herramientas de seducción tan fácilmente. A ella no le parecía que embellecerse era una tortura ni una humillación. Por el contrario era un deber para sí misma…

Ver la entrada original 1.280 palabras más

Anuncios

4 comentarios en “La Creación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s