El jardín de las delicias Mel Gómez

Me divierte mucho escribir esta clase de historia. Espero que la disfruten, tanto como a mí hacerla.

MasticadoresdeLetrasEspaña

c6ceb84d664d111a5f6a2c9f235e46b6

La mañana era fresca, llovía más de lo previsto. Como siempre, la chica del informe del tiempo estaba equivocada. Se suponía que fuera un día tibio y soleado, pero no le sorprendía, a pesar de todos los métodos científicos de hoy, ella siempre fallaba en su pronóstico. Rafael se puso su sobretodo y agarró una sombrilla, que no abrió a pesar de la llovizna. Contemplaba el cielo nublado, esperando que cayera un aguacero por el que valdría la pena abrir el paraguas. Fue a tomar el desayuno en la cafetería de Pepe: tortilla española, café, tostadas y zumo de naranja. Mientras lo hacía observaba a los que entraban y se iban. Pepe parecía ser muy querido. En aquel pequeño espacio, detrás del mostrador y en silencio, sus hijos tomaban las órdenes y las despachaban con prontitud, en perfecta armonía. Una mujer, que nunca vio, se encargaba de la cocina y…

Ver la entrada original 1.962 palabras más

Anuncios

2 comentarios en “El jardín de las delicias Mel Gómez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s