Piel canela

«Si por casualidad, duermo y notas una lágrima me brota, seguramente es que yo sueño que camino por las calles de mi pueblo y en el ventorrillo aquel de mis recuerdos, reviví el ayer, quizás llorando», Soñando con Puerto Rico, Bobby Capó.

Bobby Capó, (1922-1989), fue un compositor puertorriqueño conocido internacionalmente por su música. «Quizás, quizás, quizás»; «Piel Canela»; «Luna de miel en Puerto Rico», se escucharon por todas partes del mundo y llevaron el nombre de nuestra islita hasta los confines de la tierra. Cantó a la vida, al amor, a la mujer, a la patria, a todo lo que un hombre puede amar. Dicen que en Puerto Rico hasta las piedras cantan… Y así es.

De  mi viaje reciente les comparto esta maravilla de fotografía, es en el zona este de mi tierra, conocida como el Yunque, parque forestal. Todavía reponiéndose, pero hermoso.C0EotK5D2m98BR23YsjxNEG27Y4bpNer9ns_GhUQb70pX92IB

Y un regalito de Bobby Capó, con el sabor de lo que ocurre en el corazón de los boricuas que no estamos en nuestra patria, sacado de la red.

La frontera es un avispero

Originalmente publicado en Arte y Denuncia.

Arte y denuncia

Llegan en caravana buscando un sueño,

la frontera es un avispero,

todos y nadie tienen razón.

El que huye encuentra que no existe el paraíso,

el soldado actúa contra su voluntad,

los rancheros ya dispuestos a la caza,

Inmigración los espera y muerde.

Niños en pañales atacados con gases,

¡Oh, Alemania Nazi,

cuánto aprendimos de ti!

Un alcalde pide auxilio a los federales,

a los Estados Unidos,

a las Naciones Unidas,

pero todos están sordos y ciegos,

a nadie le importan.

Los desesperados amenazan

hacer huelga de hambre,

con el pellejo pegado a los huesos.

Nadie tiene capacidad de conmoverse,

para todos son una peste.

Dejan a su paso basura,

sangre, desolación, enfermedad

y muerte.

woman-1397009_960_720imagen: https://pixabay.com/en/migrant-mother-woman-children-1397009/

Ver la entrada original

Mamá, Borinquen me llama…

El 31 de octubre me fui a mi terruñito a pasar unos días con mi gente, para sentir su calor, su amor. Los que me conocen saben que tengo la mitad de mi alma en esa isla cuyas costas baña, por el norte el Océano Atlántico y por el sur el Caribe.  Como en la canción «Mamá, Borinquen me llama», de Rafael Hernández, tengo que ir porque la isla me reclama. No hay forma de liberarme de ella…

Decidí darme una vuelta por el pueblito en el que nació mi madre: Comerío. Las noticias que tenía después del embate del huracán María no eran buenas, por lo que decidí ir a ver a mi tío, que todavía vive allí, ni hablar de un montón de primos. Gracias a un buen amigo, que puso su persona y su carro a mi servicio, tuve el privilegio de visitar estas montañas a las que iba al menos una vez al mes a visitar a mis queridos abuelos, Ramón y Justina. Hacía siglos que no iba por esos lares y por supuesto me perdí. Aunque reconocí de inmediato este paraje, la represa. Cuántas veces de niña la miraba con la misma ilusión que supongo los turistas miran las cataratas del Niágara. Aunque creo que les he mencionado antes, que en Puerto Rico hay de todo, pero en escala.

Pues bien, me perdí y mi amigo me dijo que preguntara en un salón de belleza. Por supuesto, allí conocen a todo el mundo y enseguida la peluquera me dijo —no sé por qué me extrañó—, que había estudiado con una de mis primas. Hasta me enseñó su foto del Facebook para que la reconociera. Me indicó el camino, la verdad no estaba tan lejos.

Comerío está lindo, limpio, arreglado… Listo para que lo visiten, los de afuera y los que amamos el turismo interno. Es como si nada hubiera sucedido. Supongo que el alcalde y sus gentes se han ocupado de que volviera a su natural encanto.

Acá les dejo una foto de mis montañas y un video de la canción: «Mamá, Borinquen me llama».

represadecomerio

Cuatro años

anniversary-2xMe avisa WordPress que cumplo cuatro años volando con ellos. Y así ha sido. He volado hasta tierras lejanas, conocido gentes preciosas, compartido alegrías, tristezas y logros. Hace cuatro años seguí un buen consejo de un amigo —Escribe y comparte, dijo—, y heme aquí, haciendo algo que jamás pensé me llenaría tanto. Luego de tres libros: «El lugar a donde nunca fui», de publicación limitada; «El árbol de los panties blancos» y «María Estórpida», ambos publicados por Fleming Editorial, todavía tengo muchas letras que se empujan unas a otras para salir de mi cerebro. Estoy aquí para rato, claro, con el permiso del Universo. Gracias a los que me han apoyado, leído, comentado, por estar aquí. Un abrazo a todos.

melbag123

Preparando el segundo libro de Mel Goméz

A puntito de caramelo… Pronto en Amazon.es y Amazon.com.

Barcelona / j re crivello

portada-mejor

Un editor ama su trabajo… dentro de unos días María Estorpida y sus cuatro putas de Mel Goméz, esta ultima parte la hemos quitado del título pues la madraza Amazon no tolera salirse del Guión Saludos j re

Va un fragmento:

“—¡Qué la niña no puede ser nieta tuya, Sabina! —dijo el sacerdote persignándose, impresionado, una tarde que la mujer ya no podía con el secreto y decidió compartirlo con él. Claro que la impresión del cura se debió, a que ella le incluyó en su confesión los detalles de la inmensidad del sexo del africano y sus retozos, lo que por supuesto podía conmover a cualquiera.

—Pero, ¿por qué no puede ser? ¿No la ve, Padre Basilio? —preguntaba Sabina entre sollozos. La niña es negrita y su rostro es igualito al de la que parí. ¡Pobrecita, mi niña! Ni nombre me dio tiempo a ponerle —decía mientras se estrujaba…

Ver la entrada original 46 palabras más

Ganador concurso Halloween: Claudio Nigro -Argentina-

Enhorabuena a Claudio Nigro, ganador del Primer Concurso de Halloween (2018), Masticadores de Letras USA.

MasticadoresdeLetrasUSA

Everyday you wake up, you have one job. To be better than yesterday.Reunidos con Melba Goméz -via Skype- hemos decidido dar el premio de Halooween a Claudio Nigro. Y cuidando de las indiscreciones, él lo sabrá al mismo tiempo que este post de MasticadoresUSA. Si alguien nos pregunta porqué, la respuesta es sencilla, valoramos la imaginación y firmeza en el deseo y su brevedad.

¡Saludos Claudio! Has ganado nuestro agradecimiento perpetuo. A los demás le damos nuestro cariño.

Texas/Barcelona

Mel Goméz & j re crivello

 

Recuerdos Tardíos by Claudio Nigro -concurso Halloween

 

Habrá recuerdos tardíos como Absolución de ayeres…
/únicos… dormidos…
que tal vez en la Libertad u Osadía encuentre la repetición de

aquellos trazos de estrellas…

/inquietos…

/entre risas…juguetes…

yo te imaginaba…/ me imaginaba… Onmipresente… desbordado
patio trasero… [convocante]

de baldosas ásperas…sombras cómplices y aromas a madreselvas..

allí como siempre su Rey… mi perro Willy y su fiel compañera Emma…
ay!! de aquellos…

Ver la entrada original 27 palabras más

Un turista despistado by Mel Goméz

Originalmente publicado en Masticadores de Letras.

MasticadoresdeLetrasEspaña

481f2df5272e31c454fb2aa44bb0b67f

Peter Price había viajado medio mundo durante los años que sirvió a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Había estado en las Filipinas, Australia, Hawái, Medio Oriente y otros muchos lugares, cumpliendo con su deber patrio, allá para los 80’s. Siendo miembro del ejército de la gran nación, se sentía dueño del universo y miraba a cualquiera que no fuera de su raza como a un ser inferior. Ahora pasados los sesenta años —y después de su divorcio—, quería iniciar su soltería visitando algunos lugares que veía en anuncios de la televisión y que, por su origen, le parecían exóticos. Quién sabe y en alguno de ellos encontraría a su próxima esposa —sumisa, amorosa y buena cocinera—, con la que quería envejecer sin mucho drama. Se daba cuenta de que los años no pasaban en vano. Su cabello ralo, tanto como su inflada barriga, se lo recordaban todos los…

Ver la entrada original 699 palabras más

En el fin del mundo

Originalmente publicado en Salto al Reverso.

SALTO AL REVERSO

doom-2372308_960_720

Corría el año 2035. Los científicos habían advertido, décadas previas al principio de este siglo, que el calentamiento global causaría estragos en el medio ambiente. El agua escasearía, y también los alimentos, si los gobiernos no tomaban medidas inmediatas para disminuir su impacto. La realidad era, que el cambio climático no fue causado por la naturaleza, sino por la forma irresponsable en la que los humanos habíamos tratado al planeta. Ciudades enteras desaparecieron como consecuencia de huracanes, terremotos, inundaciones y tornados. La sequía estaba acabando con la vegetación, por lo que los animales tampoco tenían de comer. La supervivencia de la raza humana se encontraba en jaque.

Por causa de la escasez, se inició la guerra del 2025. Ya no se peleaba por el poder, los territorios, o el petróleo, como en las anteriores. Los hombres y mujeres se echaban a las calles, protestando por el hambre y la sed que…

Ver la entrada original 216 palabras más

Fotografías-vida-muerte-recuerdos

          Llueve en San Antonio. Miro por la ventana la luz opaca de un cielo nublado. Pienso en mis muertos. Según pasa la vida, son más. Medito. Había visto la muerte de lejos, algún conocido, si acaso. Los años me separan de aquellos que significan más: padres, familiares y amigos cercanos. Dicen que mientras los recuerde no morirán del todo. ¿Pero qué pasará cuando no esté para hacerlo? ¿Quién se acordará de ellos? ¿Quién se acordará de mí?

            Esta semana falleció mi tía Anita. Sus manos acariciaron muchos cuerpos en su deseo de dar al prójimo sanación. Era enfermera. Me cuidó con esmero cuando todavía era muy joven. Su cuerpo dio vida. Lastimosamente, sus últimos días estuvieron marcados de mucho dolor. El cáncer la arrebató. Otra víctima de tan terrible enfermedad. Su hija vio consumir —según sus palabras—, a su guerrera, su moriviví, su amiga y compañera de travesuras.

            Mi prima me pidió fotos para el memorial de su mamá. Busqué una caja que guardo de fotos familiares. Algunos álbumes eran de mi madre, otros míos. Fotografías sueltas de mi padre y su familia. Testimonio de mi infancia, mi juventud, mi vida entera. Cada una contaba una historia: nacimientos, cumpleaños, reuniones familiares, graduaciones, eventos varios. Recuerdos estampados en papel Kodak, que mostré a mi esposo para que supiera más de mí, de mis hijos, de mi familia. 

         Los he llevado de casa en casa, desde Puerto Rico a San Antonio. Los he cuidado como joyas. Cesó de llover. Un tenue rayo de sol entra por mi ventana, y me pregunto, quién guardará mis retratos cuando yo ya no esté.

           Descansa en paz, Tití.